Menú principal

Publicidad en cada EtapaSeguro que conoce perfectamente la forma, e incluso el sabor del veterano helado Frigopie. Por otro lado del Nestle Nestea Lemon es posible que no conozca la forma, ni el color, o al menos no el sabor de este nuevo helado de Nestle. Evidentemente las campañas publicitarias de ambos helados deberán ser notablemente diferentes. Mientras en una apenas haría falta mencionar el producto, en la otra habrá que explicar el sabor, la textura y la forma del nuevo helado. Aquí entra el ciclo de la vida de los productos.

¿Su producto es un Frigopie, o sin embargo es un nuevo Nestle Nestea Lemon?

Los expertos en marketing señalan distintas fases en la vida de un producto y los expertos en publicidad explican cómo desarrollarlas publicitariamente. Veamos en qué fase se encuentran los productos que usted vende, e incluso sus propias marcas:

  1. Desarrollo: Es una fase de todo pérdidas, no se obtiene ningún tipo de ingreso. Tiene gran importancia estratégicamente, requerirá importantes estudios y toma      de decisiones, aunque ninguna desde el punto de vista de la publicidad.
  1. Lanzamiento: Difícil etapa que requerirá un gran esfuerzo técnico y comercial. Se concibe su nuevo producto de cara al exterior, se comenzará a ver realmente la aceptación que va a tener en el mercado. Se producirá un volumen de ventas relativamente bajo.

En esta fase el producto requiere el mayor esfuerzo publicitario aunque el rendimiento sea negativo, cuente con que esta fase será costosa, de lo contrario se podría incurrir en un suicidio comercial. Buscamos la masificación publicitaria y un buen diseño creativo. El mensaje es muy importante, debe diferenciar al producto de la competencia, aquí podrá estar el éxito.

  1. Turbulencia: Existen productos que después de un auge espectacular, al cabo de un periodo relativamente corto desaparecen. Después del lanzamiento, algunas empresas se despreocupan de todo lo que hicieron bien comercial, técnica y publicitariamente, no dando al producto las herramientas necesarias para afianzarse en el mercado.

Debemos luchar contra las presiones de la competencia, la saturación del mercado, etc., y no olvidar una buena campaña de publicidad y comunicación, donde el mercado debe seguir oyendo hablar bien de nuestro joven producto y de las ventajas que nos aporta. No se requiere el desembolso inicial en publicidad pero el esfuerzo debe seguir siendo importante.

  1. Crecimiento: Hemos logrado que nuestro producto forme parte de la cesta de la compra. Veremos un ascenso paulatino de las ventas y nos familiarizaremos con el producto, es decir, cómo venderlo, cómo fabricarlo óptimamente, dónde enfocar nuestros esfuerzos.

Esta es una fase de grandes ingresos que deberán reinvertirse en gran medida o totalmente. Utilícelos para mantener la imagen de marca, no sólo realice promociones para incrementar las ventas. Ponga los mimbres para que los consumidores no olviden su nombre y el de su producto, “ese que es tan bueno y se llama…”. Poco a poco irá necesitando menos que los consumidores sepan qué es, cómo se utiliza o qué ofrece su producto, y más posicionar la marca para que los consumidores consideren su producto entre las principales opciones de compra. Recuerde que debe utilizar medios con credibilidad para crear marca, aléjese de la falta de profesionalidad.

  1. Madurez: Hemos llegado donde queríamos, las ventas crecen aunque a menor ritmo, nuestros procesos y técnicas están perfeccionadas, lo cual nos permite ahorrar costes y mejorar la competitividad. Ya podemos recoger beneficios o invertir los ingresos en otros productos.

Nuestro producto es conocido y está bien posicionado. La estrategia publicitaria puede diferir:

    • Enfocar los esfuerzos en promocionar otros artículos.
    • Volver a las promociones para incidir en las ventas.
    • Supeditar la imagen del artículo a la de la empresa.
    • Centrarse en los medios que nos ofrecen mayor rentabilidad.
  1. Declive: Se debe permanecer en la misma el menor tiempo posible. Lo más sencillo es retirar el producto del mercado. Es casi imposible de remontar. Los beneficios comienzan a disminuir por la escasa demanda y todos los engranajes comienzan a oxidarse.

La inversión publicitaria es nula. Sólo se produce una inversión publicitaria muy grande, similar al lanzamiento, cuando se pretende volver a la fase de madurez.

Un dato: Entre el 50% y el 70% de los productos fracasan en su fase de lanzamiento.

Un consejo: Centre gran parte de sus esfuerzos publicitarios en “la diferencia”, un nuevo producto debe ser “nuevo”, los consumidores deben ganar algo al cambiar su artículo habitual por el nuestro.

Actualidad: Según un estudio de la Association of Nacional Advertisers, la publicidad en televisión está siendo cuestionada, ya que el 78% de los anunciantes dudan de su eficacia, y ya están derivando hacia otros medios sus inversiones publicitarias y buscando fórmulas alternativas a los tradicionales anuncios.

El resbalón publicitario: Facua recibió 3.802 consultas y reclamaciones en 2.005. La mayoría, el 24,3%, eran sobre irregularidades de las compañías de telecomunicación, seguidas de las de compra y reparación de automóviles y compra de viviendas.