Menú principal

Femvertising, empoderamiento de la mujer en publicidad por Tomás Arriero

Ama de casa, responsable de las compras domésticas, cuidadora de hijos y marido… detergentes, productos de limpieza, meriendas, belleza… la mujer se ha visto encasillada como protagonista en multitud de anuncios y en otras ocasiones jugaba un papel secundario donde se utilizaba como escaparate por su cuerpo o su belleza.

Afortunadamente los tiempos van cambiando y con ello la publicidad de las marcas, al menos de las más vanguardistas.

Lo cierto es que el potencial femenino se va desarrollando en todos los ámbitos de la sociedad, y cada vez irá a más, y las empresas están obligadas a adaptarse a esta realidad y a favorecerla. Los consumidores, y obviamente consumidoras, cada vez están más concienciados con las problemáticas sociales y ven con buenos ojos que se aporten soluciones desde el ámbito empresarial.

Este consumidor implicado escudriña en el interior de las empresas buscando que el comportamiento de estas sea acorde con esta publicidad que empodera a la mujer. Y, por supuesto, no toleran un anuncio feminista que sea “poco sincero”.

El femvertising no es otra cosa que representar a la mujer lejos de esos conceptos tradicionales idealizados y presentarla como es, compleja y con todo su potencial. Según Forbes, Femvertising es la publicidad que se realiza a favor de la mujer, con mensajes e imágenes que empoderan a mujeres y niñas.

Cómo realizar una campaña de femvertising o publicidad no sexista:

  • El primer paso es que la empresa cuente con un grupo de mujeres y hombres sin ningún tipo de discriminación laboral por razones de sexo. A partir de ahí todo es más sencillo.
  • No encasillando a la “mujer” como un todo, sino contemplando las distintas realidades de mujeres (guapas, feas, empresarias, empleadas…).
  • Huyendo de mostrar a las mujeres en los habituales roles de género (hogar, niños, belleza).
  • Mostrando a la figura masculina con naturalidad en lugares “clásicos” de las mujeres (limpiando, cocinando, con los niños…).
  • Utilizando a los niños y a las niñas en papeles similares, no sesgados por razón de sexo.
  • Evitando exponer a la mujer como objeto de seducción dentro de la relación de pareja.
  • Mujeres y hombres deben visualizarse en relaciones de camaradería, solidaridad, cooperación…
  • Mostrando mujeres autosuficientes que saben descubrir su propio camino sin la necesidad de ningún apoyo masculino.

Un dato: Según un estudio realizado por la plataforma She Knows, donde profundiza sobre femvertising”, el 94% de los encuestados cree que presentar a la mujer como icono sexual es perjudicial y el 52% ha comprado productos por la forma en que la marca trata en su imagen a la mujer.

Un consejo: La corriente feminista ha alcanzado un punto álgido en la actualidad, más que aprovecharse de ello es conveniente sumarse a una corriente que muestre la igualdad entre hombres y mujeres con sinceridad y no como herramienta.

Actualidad: El organismo regulador de la publicidad en Australia ha empleado frases ofensivas para encabezar unos anuncios cuyo propósito es el contrario, concienciar sobre el problema de la publicidad ofensiva. Estos anuncios estaban encabezados por frases como "si eres mujer, no te molestes en leer este anuncio" o "este anuncio es únicamente para gente blanca", que daban pasos a una explicación mucho más amable.

El resbalón publicitario: Un cartel del gimnasio sevillano Hammer Fitness, que mostraba a una mujer entrenando en ropa interior, ha sido elegido por FACUA como el Peor (y más machista) Anuncio del Año.