Menú principal

Cobrar por ver tu publicidad

Pagar por ver publicidad Tomás Arriero

¿Recuerda cuándo apareció Canal Plus en España revolucionando el panorama televisivo español, mostrándose como un canal premium sin apenas publicidad, eso sí, de pago? Hasta ese momento, hace 28 años, en España solo se podía disfrutar de canales de televisión altamente cargados de anuncios. En la actualidad se podría decir que son Netflix o Movistar+, entre otras plataformas, quienes han tomado ese camino.

Los consumidores están dispuestos a pagar por disfrutar de contenido actual a la carta y en cualquier lugar, y también están dispuestos a hacer otros "pagos no pecuniarios", por todo tipo de compensaciones de las marcas como, por ejemplo, ver publicidad.

Esto que parece muy novedoso, no es más que el tradicional sistema de disfrutar gratuitamente de la televisión o de la radio a cambio de consumir publicidad, pero hecho de un modo más discriminado. Han surgido formas de compensar a los consumidores, como el acceso a contenido premium e incluso pago en dinero; y nuevas maneras de pedirle a los usuarios que se relacionen con la marca, más allá ofrecerles publicidad masivamente, como ver un vídeo, hacer clic en un enlace publicitario, rellenar un formulario e incluso utilizar un juego. Hasta los propios medios tradicionales cuentan con este tipo de publicidad en sus medios digitales (por ejemplo, cuando escuchamos un anuncio antes de que se conecte nuestro programa de radio online seleccionado).

En la actualidad, son diversos los beneficios que se ofrecen a los usuarios por consumir publicidad: vídeos, clics, correos electrónicos, encuestas… Estos son algunos ejemplos:

  • Múltiples plataformas ofrecen pagar con dinero (neobux, clixsense, ayuwage…).
  • Apelucy regala megas de datos.
  • Wiffinity ofrece wifi gratis.
  • Pandora, la plataforma de música online, obsequia con contenido premium.
  • Gift Hunter Club ofrece regalos.

Realmente, lo que hacen estas plataformas es darle al consumidor una pequeña parte de lo que ellas mismas obtienen de sus clientes (o plataformas publicitarias) por conseguir mostrar esa publicidad.

Un dato: Según un estudio de Yankee Group y Tapjoy, el 67% de los usuarios preferiría ver publicidad en sus teléfonos para poder acceder a contenidos premium en lugar de pagar. El porcentaje aumenta al 73% en lo que respecta a usuarios de tabletas. 

Un consejo: Parece que los expertos en marketing son reticentes a este tipo de visionado. Lo cierto es que no deja de ser una publicidad como otra cualquiera y siempre que nos encaje el perfil del consumidor puede resultar adecuada. Como siempre tener en cuenta el número de consumidores al que llegamos y su perfil.

Actualidad: YouTube, que hasta ahora se conformaba con liderar el consumo de video casual, ha decidido empezar a competir en terreno de Netflix, el streaming de contenido original. Para ello está potenciando su Youtube Premium, lo que antes denominaba YouTube Red, y creando series y programas exclusivos.

El resbalón publicitario: La campaña marroquí “se un hombre y cubre a tus mujeres” está causando un gran número de críticas entre internautas y activistas. Esta campaña, similar a la que tuvo lugar en Argelia hace tres años pretende que los hombres obliguen a sus mujeres a cubrirse en las playas. Según Betty Lachgar en ElPaís.com, portavoz del Movimiento Alternativo por las Libertades Individuales (Mali), la situación de las mujeres en los espacios públicos del país ha empeorado en las últimas décadas.

Patrocina y presume de amigos

Patrocina y presume de amigos

¿Con qué famoso tomaría un café o con quién le gustaría que le vieran en público? ¿Dónde? ¿Y a su empresa?

Si le ven comiendo con un famoso pueden pensar que usted también lo es o, al menos, que se codea con personajes de reconocida importancia. Si su empresa relaciona su marca con determinadas figuras célebres, organizaciones o causas atraerá parte de su notoriedad y atributos.

El patrocinio es básicamente un acuerdo entre dos partes en la que una tiene un producto (patrocinador) que paga a otra…

Seguir leyendo: Patrocina y presume de amigos

Publicidad sí, intrusos no

Publicidad sí, intrusos no

El zapping, los adbloquers, la programación de pago… son múltiples las fórmulas que los consumidores de los diferentes medios utilizan para evitar la “molesta” publicidad.

La publicidad nativa, la publicidad de emplazamiento, el marketing de contenidos, los patrocinios… igualmente son múltiples las recetas para disfrazar la publicidad y conseguir que llegue al consumidor.

La publicidad intrusiva es muy desagradable para el público y especialmente en el medio digital, pues la publicidad en los medios convencionales, de una manera u o…

Seguir leyendo: Publicidad sí, intrusos no

Tienes la bragueta abierta, la primera impresión lo es todo

Tienes la bragueta abierta, la primera impresión lo es todo

¿Por qué se compró su último libro? ¿Qué le influyó para leer el último artículo, pese a que apenas tenía tiempo?

Si los primeros minutos de una película le resultan aburridos, fácilmente no terminará de verla. Asimismo, si la portada de su catálogo de productos no llama la atención, los consumidores pasarán de largo. Al contrario, con una imagen de Brad Pitt disfrutando de su mejor producto y con la frase “todo con el 90% de descuento”, el deseo de abrir su catál…

Seguir leyendo: Tienes la bragueta abierta, la primera impresión lo es todo

Vivir el producto, publicidad experiencial

Vivir el producto, publicidad experiencial

¿Qué tal si en vez de hacer que los consumidores vean, escuchen o lean nuestra publicidad hacemos que la vivan?

El marketing experiencial es una forma ingeniosa de salirse de los canales habituales y conquistar el corazón de los consumidores. Se basa en que un cliente elija nuestros productos tras tener una vivencia que le hemos ofrecido antes de la compra. Se trata de un tipo de publicidad que busca conectar con las emociones, provocar a los sentimientos del consumidor y sorprenderle para que conecte con nuestra marca.

Una vez más entra en juego el ingenio, la cap…

Seguir leyendo: Vivir el producto, publicidad experiencial